Archive for octubre, 2008

10/30/2008

Revisión y valoración (II)

por Maribel González Martínez

El hecho de haberme decidido a hacer una revisión y una valoración de los escritos del blog con el fin de establecer qué cambios o transformaciones se han producido me ha hecho darme cuenta de algo muy importante relacionado con la gestión del blog.

¿Qué es ese algo tan impotante? La poca interconexión que existe entre unos textos y otros dentro de este portafolio. Sí, hay conexión en cuanto a las temáticas y evidentemente hay un hilo conductor pero sólo está en mi cabeza, lo que no facilita mucho la recuperación de la información. No se me ha ocurrido en ningún momento plasmarlo en la escritura y organización del blog, por lo que estoy perdiendo mucho tiempo en buscar los textos para revisar. Por tanto, antes de continuar con la revisión tendré que reorganizar las categorías e intentar interconectar unos textos con otros. Hasta la fecha la hipertextualida casi siempre tenía como misión enlazar con páginas externas y no tanto con las informaciones que yo iba generando.

La explicación para este hecho está en que he aplicado mi experiencia como escritora lineal sin tener en cuenta que el entorno virtual es diferente. Es decir, estaba escribiendo del mismo modo que lo haría en una libreta, donde no hay manera de volver atrás haciendo click en un botón. De hecho, es algo que puedo constatar si consulto los primeros textos de este blog donde aparecen muy pocas características de los textos lineales y casi ninguna de los textos hipertextuales.* Por tanto es el momento para mejorar el acceso y organización de la información al mismo tiempo que aprendo a hacerlo para hacer más sencilla la navegación por este espacio.

Por otro lado, durante mucho tiempo he confiado mucho en las clasificaciones que he hecho de los artículos a través de las categorías y ahora me doy cuenta de que no son todo lo concretas que deberían ser. Así que tendré que volver a categorizar y clasificar las entradas del blog.

Para finalizar he de comentar que en Ideas para la clase: Narraciones digitales ya avanzaba la sensación de que mi forma de escribir estaba cambiando. Sólo que en ese momento estaba hablando de nuevas capacidades que estaba adquiriendo como lectora y escritora, sin ser consciente de que mi visión del texto cambiaba pero no tenía un reflejo directo en mi práctica real. O dicho de otro modo, hablabla sobre el aspecto formal del texto en tanto que en red puedes añadir imágenes, enlaces o etiqueta; sin embargo, no estaba contemplando la posibilidad de estar adquiriendo nuevas capacidades o habilidades de expresión escrita, así como tampoco tenía presente que escribía de forma lineal porque no veía la diferencia entre un medio y otro tal y como la veo ahora.

Bibliografía a tener en cuenta:

  • Hassan Montero, Youssef y Martín Fernández, Francisco Jesús; Escritua hipertextual publicado en nosolusabilidad, Diciembre, 2002

Crédito: http://www.flickr.com/photos/88667797@N00/2739911774

10/28/2008

Revisión y valoración (I)

por Maribel González Martínez

Aprende del pasado, vive en el presente y crea el futuro. Un pensamiento que va muy acorde con el trabajo reflexivo.

Llevo varios días releyendo cosas que he escrito o escribí hace ya un año y medio en este portafolio. (El tiempo vuela). Esta relectura está motivada por un deseo de valorar el trabajo realizado en este portafolio con el fin de establecer qué cambios, transformaciones o reestructuraciones se han producido. Es una tarea que tenía pendiente y que debo anteponer a cualquier otra cosa que viniera haciendo. Esta necesidad de valoración se ha revelado como algo imprescindible si quiero continuar avanzando. Por tanto, desde hoy y en artículos sucesivos

A simple vista se puede ver, por ejemplo, que la frecuencia de publicación ha disminuido. En estos momentos publico una vez a la semana y no dos o tres como lo he venido haciendo. Esto me lleva a plantearme varias preguntas: ¿Qué significa esto? ¿Ha disminuido mi actividad reflexiva? Empezaré respondiendo a la segunda pregunta con una negativa. Mi actividad reflexiva no ha decrecido; si no que continua al mismo ritmo. Sin embargo, lo que ha sucedido es que se han transformado las motivaciones para la escritura y eso afecta al planteamiento de este espacio.

¿Qué objetivos perseguía cuando empecé a utilizar esta herramienta? Cuando Manuel me ofreció ser sujeto de estudio lo acepté sin pestañear porque me pareció una oportunidad de mejorar. Sí, quería (y quiero) mejorar mi trabajo como profesora. ¿Qué quería hacer mejor? Ahí está la clave para entender otro de los cambios o transformaciones que he sufrido. Mi intención era conseguir enseñar más eficazmente, así como que mis alumnos aprendieran más y mejor. ¿Cuál es el problema de este planteamiento? Que lo contemplaba como objetivo a corto plazo y, además, no tenía ni idea de cómo era como profesora. Es decir, no era consciente de las ideas que albergaba sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje y los factores que influyen en el mismo: el desarrollo de la clase, mi visión sobre la gramática, las ideas preconcebidas sobre las actitudes y aptitudes de los alumnos, los materiales con los que trabajaba y un largo etcétera. Todo lo mencionado anteriormente, eran como las fichas de un puzzle que no terminaban de encajar. Lo que empezó siendo un deseo de mejorar las clases, terminó convirtiéndose en el descubrimiento de las creencias sobre las que se asentaban mis clases a través de diversas lecturas y las respuestas a las preguntas y dudas que éstas me iban planteando.

(Continuará)

Crédito: http://www.flickr.com/photos/29863384@N04/2846761626

10/23/2008

Notas a recopilación y análisis…

por Maribel González Martínez

La metáfora de la tejedora. Podemos hacer y deshacer un jersey usando múltiples colores, tipos de lana, dibujos, etc. Lo mismo ocurre con este camino reflexivo.

Revisando la entrada anterior me he dado cuenta de que hay algunas cuestiones que no he comentado y de que, además, la información anda un poco revuelta, por lo que tengo que poner algo de orden.

  • Hablo de actividades en general y, de hecho, si me fijo en los artículos escritos en ellos comento cuestiones relacionadas con el funcionamiento de las actividades en clase. Además, olvidé aportar las reflexiones sobre el trabajo de las destrezas en clase y cómo se diseñan las actividades con este fin.
    • Actividades para trabajar la gramática. Al tipo de actividades dedicadas a trabajar la gramática le dediqué dos entradas en este ¿diaro?*. Este post me parece destacable porque me sirve como base o guía cuando me veo en la necesidad de crear o transformar actividades cuya finalidad es trabajar aspectos gramaticales. Supuso un cambio de enfoque en mi forma de plantear el proceso de enseñanza-aprendizaje de la gramática y me hizo plantearme cuestiones que hasta ese momento no se me habían pasado por la cabeza.
    • Actividades para trabajar destrezas. Sobre estas no recogí ningún post porque nunca les dediqué ninguno a pesar de que me preocupa bastante el trabajo de las competencias en clase. De hecho, esta preocupación me llevó a inscribirme en el curso de proele dedicado a las destrezas donde aprendí a elaborar actividades para cada una de las destrezas. En el blog de mr1b3l publiqué algunas reflexiones sobre el espacio que ocupaban en mis clases el trabajo de las competencias. Enlazo aquí las distintas ideas que publiqué sobre: comprensión oral, comprensión escrita, expresión oral y expresión escrita.
    • Actividades de relleno. Son aquellas actividades que hacemos para completar un hueco de la clase que se nos ha quedado vacío. A veces por muy bien planificada que lleves la clase, te encuentras con que todo ha ido más rápido de lo que pensabas y necesitas recurrir a alguna actividad para los últimos diez minutos de clase. A veces, simplemente has terminado con el contenido y no puedes empezar con otro porque sólo tienes diez minutos, es el momento de una actividad de este tipo.
    • Actividades de transición. Para mí son aquellas que hacemos para pasar de un tema a otro durante la misma clase o para dar un descanso a nuestros alumnos. Solía recurrir a ellas cuando las clases eran numerosas y tenían un par de horas de clase seguidas.
  • Tampoco toco el tema de las secuenciaciones. ¿Qué tipo de actividad plantear? ¿Para qué? ¿Cuándo la voy a hacer? ¿Qué lugar ocupará en la secuencia de clase? ¿Cuánto tiempo le voy a dedicar?

* Escribo diario entre signos de interrogación porque actualmente este lugar donde escribo ha dejado de ser un diario. El periodo de publicación ha disminuido y lo publicado tiene otro carácter.

*Intento revisar temas y evaluar el trabajo realizado para llegar a conclusiones que me permitan tener una base desde la que continuar con otras cuestiones que me van surgiendo. De ahí tantos textos recopilatorios dedicados a una temática en concreto.

Crédito:www.flickr.com/photos/28129467@N00/56299670

10/13/2008

Recopilación y análisis de los artículos dedicados a actividades.

por Maribel González Martínez

Con objeto de revisar y repasar las cuestiones sobre las que he ido escribiendo para poder ver cuál ha sido la evolución, si es que la ha habido, he decidido usar el apartado de temas del blog. Ya lo hice unos meses atrás cuando recogí en un post todo aquello que había reflexionado en torno a las programaciones -sigo con ellas-. He de aprovechar las ventajas que me ofrece este soporte para ordenar, reorganizar y ver la trayectoria que he seguido.

En este caso, me voy a centrar en todas las reflexiones que ha generado el tema de las actividades. A lo largo del tiempo que llevo escribiendo en este portafolio he dedicado 16 entradas etiquetadas como actividades. Aunque no voy a recoger aquí todas las entradas para comentarlas; sólo voy a utilizar aquellas que me parezcan más significativas.

10/08/2008

Un preocupación: La educación.

por Maribel González Martínez

Hoy mi intención no es escribir sobre qué enseño, cómo lo enseño o porqué lo enseño. Nada tiene que ver con el proceso de enseñanza-aprendizaje de ELE o L2. No voy a cuestionarme ninguna de estas problemáticas. Mi interés hoy se centra en las actitudes de mis alumnos en edad escolar hacia la educación. Me gustaría que se dieran cuenta de lo importante que es estudiar para su futuro -sí, ese que ahora no perciben, aunque en un abrir y cerrar de ojos les pasará por encima dejando al descubierto la cruda realidad-. Para ellos la educación es una obligación de arduo cumplimiento y en ningún caso la contemplan como una oportunidad. ¿Por qué estudiar o hacer tareas si puedo estar viendo la tele o jugando con la videoconsola?

No voy a cambiar el mundo, sé que una sola persona no puede hacerlo. Tengo muy claro que sólo soy la profesora de apoyo, la que les ayuda a hacer los deberes, pero también me siento responsable de las ideas que pueda transmitirles durante el tiempo que dure la clase. Esto me ha llevado a plantearme qué ha significado y significa para mí la educación. ¿Qué ha supuesto el paso por el sistema educativo? Es otro ejercicio más que tiene la intención de dar una respuesta al mismo comentario de siempre: “no tengo ganas de hacer los deberes”, “esto no me gusta”, “esto es un rollo”.

Mi caso, quizá, no es mi típico; lo reconozco. Siempre me gustó asistir al colegio, me gustaban los libros, estar en las aulas con mis compañeros, jugar en el patio y escuchar a los profesores. Aunque también había asignaturas que no me gustaban y se me ponían por montera. Sin embargo, el resto de materias y lo mucho que me gustaban siempre compensaban a las otras.

Reconozco que el instituto también me gustó y el hecho de poder elegir qué estudiar (ciencias o letras) fue una motivación. Además, durante esta etapa decidí qué estudios quería realizar en la universidad y se convirtió en un objetivo a alcanzar. El deseo de pasar curso y el esfuerzo por sacar más que una aprobado siempre estuvieron ahí. No fui un fenómeno en todas las materias, como ya he dicho tuve mis caballos de batalla. (Nada, ni nadie es perfecto). Sin embargo, el valor del trabajo y la superación han sido dos ideas que me han acompañado siempre y que todavía siguen conmigo.

Por supuesto, la universidad y la carrera que cursé supusieron para mí convertirme en lo que soy. También durante esta época siguieron acompañándome la idea de lo bueno que era el trabajo bien hecho, el afán de superación y la curiosidad por ir más allá.

Creo que en las diferentes etapas educativas por las que pasé, evidentemente, no sólo aprendí a leer y escribir -cosa que facilita mucho la vida-; sino que también aprendí a pensar, a formar mi opinión, a discernir lo que está mal de lo que está bien, a conocer otros mundos, … Además, adquirí la posibilidad de generar oportunidades.( Recuerdo que en filosofía hablaban de la potencialidad de las cosas y el acto: una semilla tenía la potencialidad de convertirse en árbol, por ejemplo. Que me socorran con esto los filósofos porque igual se han distorsionado mis recuerdos).

Lo que tengo muy claro es que mi vida sería muy diferente si no hubiera estudiado (nunca fue una opción no hacerlo). Para mí siempre fue una máxima aquello de “El conocimiento no ocupa lugar, ni paga impuestos”. En cualquier caso, escribo todo esto porque me preocupa cómo están las cosas, porque veo mucha apatía en mis alumnos a pesar de ser gente inteligente y creativa que tiene respuesta para todo y porque me da pena que no se premie el esfuerzo y el trabajo.

Etiquetas: