Archive for ‘unidades didácticas’

01/30/2009

Nuestros pequeños amigos.

por Maribel González Martínez

Siguiendo en mi línea actual de publicar las actividades y/o unidades didácticas que les llevo a mis alumnos, hoy dejo una unidad didáctica que creé hará cosa de diez meses para trabajar temas relacionados con las mascotas y sus cuidados:

Como siempre, se le pueden hacer arreglos, retocarla o cambiar alguna cosa porque esta unidad estaba diseñada totalmente a la medida de un grupo de alumnos que tenía y, por tanto, cuando la elaboré tenía en mente sus características y sus conocimientos previos.

PD: Me parece que al subir el documento se ha descolocado… Tendré que averiguar cómo maquetarlo mejor.

Bookmark and Share

Etiquetas: , , ,
12/18/2008

Soy un manitas.

por Maribel González Martínez

Como producto de los intereses de mis alumnos surgió esta otra unidad didáctica sobre el bricolaje.

Como siempre digo, es mejorable y adaptable a la situación de nuestros alumnos.

Otras unidades didácticas creadas a partir de los intereses y necesidades de los alumnos son:

PD: He decidido subir algunos de los materiales -esperando que no causen mucho ruido- que utilizo en clase por dos razones: una, mostrar parte de mi trabajo y dos, el ánimo de compartir alimentado por varias lecturas. La primera, Sharismo: la esencia de la web 2.0 , el caparazón, (creo que más que algo atribuible a la web 2.0; la idea de compartir es algo intrínseco al ser humano dado que somos seres sociales y, por tanto la trasladamos allí donde quiera que estamos. En este sentido para entender como funcionamos los seres humanos y la necesidad que tenemos de los otros me resultó muy provechosa la lectura de Inteligencia social de Daniel Goleman). La segunda lectura y última lectura inspiradora que habla sobre sharismo y que también me pareció muy interesante fue el post escrito por Emilio Quintana en nodos_ele titulado El sharismo de Isaac Mao.

12/15/2008

Los inventos del siglo pasado.

por Maribel González Martínez

Hoy dejo aquí una unidad didáctica que preparé hará un año para unos alumnos con el fin de que aprendieran a hacer reclamaciones relacionadas con los electrodomésticos que tenemos en casa. Mis alumnos, de un nivel A1, hasta hace poco eran en su mayoría residentes jubilados que tienen que hacer frente a la vida cotidiana en nuestro país y eso hace que tarde o temprano tengan que hacer alguna reclamación. Por esta razón planteé la siguiente unidad didáctica (no sé si llamarla así, la verdad). La idea era capacitar a los alumnos para que al final pudiesen escribir una carta de reclamación a un servicio técnico donde expusieran brevemente con qué electrodoméstico tenían el problema, qué era lo que no funcionaba bien y pedir la compensación por ello.

A esta unidad le falta la explicación de su explotación porque la hice con el fin de llevarla a clase directamente y para mi uso particular. Como siempre todo es mejorable y le faltan muchas cosas, pero representa una base sobre la que partir.

09/15/2008

Arqueología didáctica

por Maribel González Martínez

Pues, sí, ando ejerciendo de arqueóloga didáctica de mi propio trabajo. Siempre me atrajo la arqueología porque me fascinan las cosas antiguas y las historias por descubrir. No se trata de adivinar lo que está por venir; si no de echar la vista atrás para desvelar lo que aconteció y por qué sucedió así. Esta es la idea que me ha llevado al campo de excavación en el que me encuentro y del que espero sacar una información jugosa.

Esta idea de la arqueología la he sacado de Woodward, quien nos propone en uno de los apartados del libro, Planificación de clases y cursos, que hagamos el análisis de las cuatro columnas: pasos, segmentos, suposiciones/creencias y arqueología. En mi caso, he optado por centrarme en la última columna, la arqueología, para darle un nuevo contenido.

En esta misión arqueológica mi objetivo final es la reconstrucción de un itinerario que sigo inconscientemente cuando imparto clase, pero que no está escrito en ningún sitio. El campo de trabajo está sembrado de montañas de papeles llenos de planes de clase y “unidades didácticas”* que representan las diferentes construcciones que han ido poblando mis tierras didácticas. Es un proceso de documentación que me ayudará a descubrir qué actividades he elegido para levantar esas construcciones y no otras; así como averiguar las cosas que tienen importancia para mí. Por ejemplo, durante los primeros días de excavación he encontrado restos del primer poblador que conocí por estas tierras, el primer libro de texto con el que trabajé.

* escribo unidades didácticas entrecomillado porque, una vez revisadas, necesito documentarlas para explicar porqué esos ejercicios y no otros; así como detallar los objetivos que tienen cada uno de ellos.

A seguir con la excavación porque los hallazgos se acumulan…

04/14/2008

Siguiendo con el tema de las unidades didácticas.

por Maribel González Martínez

En el post anterior Ana me preguntaba si seguía algún esquema para realizar las unidades didácticas. Intento ceñirme a los consejos que da Sheila Estaire en artículos como La programación de unidades didácticas mediante tareas publicada en el nº 1 de Redele de 2004. Intento seguir estos consejos y esta metodología porque creo que es lo más útil y eficaz para mis alumnos. (Mis unidades son de andar por casa, es decir, les faltan muchas cosas y son muy mejorables). El caso es que mediante la creación de unidades también te das cuenta de las rutinas que vas adquiriendo. Es decir, empiezas a darte cuenta que planteas demasiados ejercicios de determinado tipo, que tienes tendencia a llevar lecturas comprensivas cuyos ejercicios de comprobación tienen el mismo corte, que las actividades de escritura que planteas son todos más o menos parecidos y, así, un largo etcétera. Es curioso como vamos mecanizando las tareas diarias para que nos resulten más fáciles de realizar, creamos una serie de rutinas y caminos de los que es muy difícil despegarse si no eres consciente de que los has creado. La mayoría de las veces no son tareas que una se haya impuesto, más bien se trata de que a fuerza de repetir vas echando mano de lo que ya sabes y lo vas poniendo en práctica. Supongo que es lo mismo que pasa cuando aprendes un idioma. La clave no está en repetir millones de veces una estructura en un ejercicio, si no en ver esa estructura en varios y diferentes lugares, así como poder utilizarla en diversos momentos. Quizá, la práctica no tenga que ver con un mecanismo de repetición como si una fuera una máquina. A lo mejor, se trata de ir mecanizando poco a poco a fuerza de seguir determinados itinerarios de forma variada y de ir conectando unos conocimientos con otros. Esto me recuerda a algunos comentarios que hacen mis alumnos: “Ya empieza todo a tener sentido” o ” Ahora siento como si todo estuviera poniéndose en su lugar”. No sé, todo ha llegado con el tiempo y con la repetida exposición y práctica a diferentes temas, estructuras, vocabulario, etc.

(Bueno, me temo que hoy el post es más una divagación que otra cosa).