Posts tagged ‘motivación’

02/09/2009

¿Motivador quiere decir divertido?

por Maribel González Martínez

A raíz del artículo que escribí sobre motivación surgió una idea en mi cabeza: sin saber por qué estaba identificando motivación con entretenimiento o diversión. Sin embargo, la duda me ha asaltado: ¿realmente motivación quiere decir diversión?

La respuesta a esta pregunta es no. Que algo sea motivador no quiere decir que sea divertido, puede ser una ambición o un deseo por conseguir descifrar un texto, por ejemplo.

Quizá, la motivación está relacionada con nuestros intereses personales, es decir, esto o aquello es motivador en función de mis gustos o preferencias personales. Por ejemplo: aprendo un idioma porque me gusta conocer otras culturas y tener relación con personas pertenecientes a las mismas.

Asimismo, la motivación está unida a las necesidades, por tanto movilizaré todos mis recursos para satisfacer mis necesidades. Por ejemplo, necesito el español porque me he trasladado a España a vivir o porque tengo que asimilar el currículo académico y tengo que aprobar las asignaturas en el colegio instituto.

Teniendo en cuenta esto, está claro que la motivación se ve afectada por las dificultades que encuentre en el camino o por el nivel de satisfacción que haya logrado en la consecución de mis deseos. De ahí que sea dinámica como comenté en el post anterior y que sufra ajustes y reajustes para ir amoldándose a cada situación.

Esto nos lleva al principio y a aquellas reflexiones que realicé hace años y medio sobre las razones de mis alumnos para aprender un idioma, así como las cosas que querían saber:

Bookmark and Share

Anuncios
02/05/2009

La motivación.

por Maribel González Martínez

¿Por qué dedicar un post a este tema? ¿qué importancia tiene? Le dedico un post y unas reflexiones porque quiero que quede reflejada mi nueva perspectiva sobre este aspecto que tanto afecta al proceso de enseñanza-aprendizaje. Y la carencia de la misma puede afectar tanto al profesor como al alumno.

La primera vez que me propuse describir qué es el aprendizaje una de las primeras condiciones que señalé era la necesidad de motivación para que aquél se produjese. En ese momento identificaba la motivación con el deseo por hacer algo. Efectivamente, la motivación es un impulso que nos lleva a poner en marcha una serie de estrategias y acciones que nos conduzcan a alcanzar las metas que nos hemos trazado. La cuestión es que, cuando una tiene a los mismos alumnos durante mucho tiempo, ve como esa motivación va pasando por picos de altos y bajos.

Un gran descubrimiento ha sido el dinamismo de la motivación. Quizá, como siempre digo, era algo obvio y evidente; pero a mí se me había pasado por alto. El hecho de que la motivación sea dinámica es algo muy interesante e importante porque hace que las personas suframos altibajos cuando estamos en proceso de conseguir algún objetivo. Esta característica de la motivación es que nos lleva a analizar en qué punto estamos, qué hemos hecho hasta el momento, qué estrategias han funcionado y cuáles, no; cosa que nos conduce a redefinir nuestro plan o a continuar por le mismo camino.

Por esta razón y reflexionando a partir de mi propia experiencia, podríamos decir que hace unos meses yo pasé por uno de esos ajustes motivacionales cuando me preguntaba qué interés tenía seguir escribiendo. Tenía muy claro que quería continuar publicando en el blog porque este ejercicio de escritura me reporta innumerables beneficios; sin embargo, la chispa que había encendido esta compulsión escritora tres años atrás había desaparecido.

Las zozobras y dudas que tenía en clase y mi nula habilidad en aquel momento para gestionar los sentimientos de frustración me condujeron a abrir por primera vez un blog. Más tarde, con el tiempo, a base de reflexionar y pensar en mi trabajo he ido desarrollando ciertas habilidades para reconducir y/o explicar qué ocurre en mis clase. A medida que fueron desapareciendo estos sentimientos, también fueron transformándose los temas que tocaba y las razones por las que escribo para lo que ellos y yo hemos tenido que hacer reajustes en nuestras clases.

En cuanto a mis alumnos, también se puede ver como con el transcurrir del tiempo y su progreso sus necesidades van cambiando. Tengo alumnos a los que doy clases de apoyo que han pasado de necesitar ayuda para desarrollar sus habilidades lingüísticas a requerir apoyo en lengua u otras asignaturas. Si antes la motivación principal era poder entender algo, ahora es pasar de curso y con las mejores notas posibles.

PD: Como siempre, parece que he divagado un poco mezclando la motivación del profesor con la del alumno. En cualquier caso, queda pendiente tocar las teorías de atribución, logro, etc., relacionadas con la motivación.

Bookmark and Share