Archive for marzo, 2009

03/26/2009

Una de ortografía y mapas.

por Maribel González Martínez

Hoy voy a tocar un par de cosas: la ortografía y el juego que me ha dado usar un mapa en clase. Aunque presiento que la mayor parte de este post va a estar dedicada al trabajo de la ortografía con un alumno de nivel B2 que cursa 1º de ESO.

Últimamente el trabajo ortográfico está ocupando bastante espacio en mis clases de apoyo a uno de mis alumnos. Por lo general la tipología de ejercicios que se le ponen es el clásico rellena huecos acompañado de una serie de ejercicios para reforzar el vocabulario relacionado con el problema ortográfico elegido. Por esta razón, teniendo en cuenta que el foco de atención está en nuestra amiga Ortografía anduve buscando por la red a ver si había alguna idea novedosa para mejorar los conocimientos de mi alumna. ¿Qué encontré? Lengua Castellana. Expresión escrita de Pedro Jiménez Capilla, manual que me ha dado muchísimas ideas para llegar a la ortografía construyendo el conocimiento y elaborando reglas propias en lugar de recorrer el camino inverso.

Así que esta tarde he puesto en práctica algunas de las propuestas de este libro. Como nos tocaba la ortografía de y, i y ll, después del clásico ejercicio rellena huecos le he propuesto a mi alumna que escribiera las letras con ll en una columna y las que tenía y en otra. A continuación hemos intentado deducir las reglas que podían haber conducido a que una palabra se escribiese con una letra y otra. No quiero que mi alumna se quede con la impresión de que es algo aleatorio porque, si te paras a pensarlo bien, no es así.

Otra cuestión ortográfica que hemos tratado hoy ha sido el uso de la x y la s, muchas veces confundidas. ¿Por qué una y no otra? Por pronunciación hay que reconocer que es difícil discriminarlas porque mucha gente no pronuncia las palabras correctamente… Le he dictado unas palabras para ver cómo se manejaba. Una vez terminado el pequeño dictado, las hemos corregido y hemos intentado averiguar por qué unas se escribían con x y otras con s. Por supuesto, para corroborar nuestras tesis hemos consultado con el libro, aunque no nos ha sacado de nuestras dudas. La explicación no siempre está en la forma de la palabra, si no que hay que recurrir a su significado para escribir correctamente una palabra.

Para finalizar, un pequeño apunte sobre el uso del mapa en clase para trabajar las ubicaciones de lugares. Ha dado mucho de sí. Hemos “jugado” a preguntar hasta hallar nuestra localización en el mapa: ¿Estás al lado de…?, lo hemos utilizado para ver los lugares de interés en el pueblo, ¿qué hay? ¿Dónde está?,… Ha sido una forma interesante de conocer nuestro lugar de residencia y las cosas que podemos hacer o encontrar en él.

Anuncios
03/18/2009

Actividades con vídeos para clases de conversación.

por Maribel González Martínez

Llevo unos días dándole vueltas a la idea de llevar algún corto a la clase o algún sketch para trabajar la comprensión auditiva y crear una actividad de expresión oral porque últimamente mis alumnos insisten mucho en que se bloquean cuando alguien les habla en español. De hecho hoy me comentaban que: “está todo en mi cabeza, pero cuando quiero hablar no sale”.

Esto me ha hecho recapacitar y me ha hecho ver que probablemente abuso demasiado de los textos escritos para trabajar en el aula. Sí, éstos pueden ser muy útiles para aprender nuevo vocabulario y la gramática, pero estoy dejando de lado otro tipo de materiales que pueden serme igualmente útiles. Podría disculparme diciendo que hasta ahora no tenía otra posibilidad, pero no voy a hacerlo. En este caso creo que han interferido totalmente mis hábitos de estudiante de idiomas y, de algún modo, he querido evitarles el “trago” de enfrentarse a un vídeo. Aunque, la pregunta es: ¿Acaso la dificultad de la tarea no reside en ella misma y no en el texto oral/escrito propuesto? ¿No será que estoy intentando evitar una clase así para no sentirme frustrada?

Alego en mi defensa que utilizo canciones en clase de vez en cuando pero suele tener un objetivo gramatical o de repaso de vocabulario, más que centrarnos en la comprensión auditiva propiamente dicha. Por esta razón, creo que sería muy ventajoso para mis alumnos trabajar con vídeos porque les permitirán hacerse una mejor idea de los gestos y forma de relacionarnos que tenemos los españoles. Además, les ayudará a familiarizarse con la entonación y la pronunciación del español en diversas situaciones, de modo que se sientan más capaces de enfrentarse a una situación comunicativa real.

Así que partiendo de la recopilación de enlaces que creamos para trabajar con el vídeo en clase para el Cuaderno Intercultural y los cortos que hay en notofilmfest me dispongo a crear alguna actividad que pueda ayudar a mis alumnos a mejorar su comprensión del español y eliminar en cierta forma la ansiedad que sienten cuando alguien se dirige a ellos en español.

Bibliografía consultada:

Giovannini; Arno et alii; Profesor en Acción. 3; Edelsa, 2007

Éramos pocos… Desde Mundo Periféricos Isabel Leal explica qué ejercicios o actividades podemos realizar con un corto.

Los cortos un recurso para la clase de Formación ELE.

Ontoria, Mercedes; El uso de cortometrajes en el aula de ele; RedELE, nº 9, online

Como siempre, la idea es llevar a clase este tipo de actividad y recoger notas sobre el funcionamiento de la misma con el fin de ir examinando el desarrollo de las mismas, las sensaciones de mis alumnos y las mías propias.

Bookmark and Share

03/11/2009

Descubriendo la propia lengua a través del español.

por Maribel González Martínez

Una nota más que breve para comentar algo que descubrieron ayer mis alumnos sobre su propia lengua: también tienen verbos irregulares. Para ellos supuso una gran revelación y nunca se les había ocurrido pensar que esa maldición -los verbos irregulares en español- también pudiera producirse en el inglés. ¿Verbos irregulares en inglés? ¡Increíble! No teníamos ni idea de que existieran.

Todo surgió a raíz de una actividad para trabajar las formas gramaticales que ellos me habían pedido la semana pasada. Ya llevábamos unas semanas trabajando sobre destrezas, pero me dijeron que necesitaban volver a trabajar algo la gramática para fijar mejor las formas de los verbos. Dado que ya conocen varios tiempos verbales y que quiero que empiecen a relacionar las formas verbales con el tiempo en que están hablando, decidí hacer un ejercicio donde a raíz del infinitivo tuvieran que escribir el presente, el pretérito perfecto y el futuro de un mismo verbo.

Creo que fue una actividad productiva por varias razones:

  • pudieron observar mejor a nivel formal los cambios que sufre el verbo.
  • Al finalizar la tabla crearon sus propias tablas con las flexiones de los verbos en función del tiempo y la conjugación.
  • Vieron con mayor claridad dónde está la irregularidad de los verbos.
  • Escribieron, lo que les permitió fijar conocimientos (comentario realizado por ellos). (” Cuando escribo me doy más cuenta de lo que estoy aprendiendo”).

Esta actividad nos llevó toda una hora pero el hecho de tener fija su atención en la forma del verbo, como he dicho, les ayudó a darse cuenta de varias cosas que en lo sucesivo tendrán presentes. Ahora bien, toca sacar el conocimiento aislado de la forma y ponerlo a trabajar dentro de frases, preguntas, textos y situaciones para mecanizarlo e ir ganando fluidez. Tengo que pensar algo qué hacer para la próxima clase con todo ese material.

Otro comentario que recojo es: “Necesitas una pizarra” . “Cuando estábamos en clase y tenía la pizarra era más fácil ver los cambios y las cosas”¿Tendré que comprarme una pizarra portátil?

Bookmark and Share

03/02/2009

Interesante debate…

por Maribel González Martínez

A raíz del artículo anterior donde comentaba algunas de mis impresiones sobre la entrevista a Vicenta González sobre portafolios radiada por Ldelengua hemos entablado un debate muy interesante sobre el que me gustaría llamar la atención. (Con vuestro permiso hago un resumen).

Todo empezó con esta pregunta a la que Vicenta quiso contestar:

¿Qué estrategias ha de aprender el profesor para ser autónomo y poder gestionar su propio conocimiento sin necesidad de un tutor?

Vicenta González sugirió lo siguiente:

No sé si soy muy osada, pero creo que sería algo así como aprender a formular objetivos, a observar la realidad, a formular planes de actuación realistas y posibles en el contexto de enseñanza en el que me encuentre, a relacionar los datos que extraiga de las observaciones con mis planes de clase y con las actuaciones de los alumnos. Y algo también importante manejar bibliografía adecuada a las cuestiones que me preocupan.

Lo cierto es que estoy totalmente de acuerdo con ella y también sé que es un trabajo difícil de realizar porque requiere de práctica y una guía al principio. También pienso que es importante que alguien desde fuera pueda dar su opinión o aportar cierto grado de objetividad porque muchas veces es difícil ser objetiva con el trabajo que una misma realiza. Asimismo me parece que es importante desarrollar un sentido autocrítico con respecto a nuestro trabajo para lo que necesitamos aprender a cuestionarnos qué hacemos, cómo lo hacemos y porqué. Eso sí, no quiero decir con esto que tengamos que estar a cada paso realizando este tipo de ejercicio.

Otro tema que se ha tocado en el debate es la resistencia o reticencia de los docentes a ser observados porque tenemos la sensación de que vamos a ser juzgados. Por ejemplo, Ana dejó el siguiente comentario:

Por comentarios de mis compañeros, a la mayoría le crea inseguridad el hecho de que alguien puede ver sus “errores” y es puede ser duro que, después de 15 años en la profesión, alguien te diga:¿ y esto por qué lo haces así?

¿Aceptamos, como profesores, que sólo hay una única forma de hacer las cosas? ¿No es posible que cada uno tengamos nuestro estilo de enseñanza y que tan sólo haya que descubrirlo? (Esto son afirmaciones que Ana hace y que yo convierto en pregunta). Como aportación personal, me pregunto si tenemos tanto miedo a equivocarnos, ¿cómo podemos restar importancia a los errores que comenten nuestros alumnos en clase?

Otro tema a destacar es el relacionado con el profesor y su personalidad y en cómo influyen a la hora de interactuar con el alumnado o gestionar la clase. Vicenta comenta que es ahí donde se pueden llegar a observar las diferentes formas que tenemos cada uno de nosotros, como profesores, de enfocar las clases. Ya que los contenidos son los que son y hay poco margen para cambiarlos, sobre todo, si trabajas en un curso programado donde debes trabajar con un material determinado, durante un tiempo establecido, etc.

Bookmark and Share