Archive for noviembre, 2007

11/20/2007

Más sobre deberes.

por Maribel González Martínez

Hace dos semanas uno de los grupos que tengo me mandó un correo electrónico donde me explicaban las cosas que necesitaban repasar y lo que les gustaría hacer en clase. Entre todas estas cosas que querían hacer me encontré con la palabra deberes. El caso es que en aplicación de mi nueva visión de lo que representa esta tarea les estoy proponiendo actividades donde tienen que hacer cosas con lo que aprendemos en clase. Así que estoy poniendo en práctica los ejercicios que recomienda Woodward en su libro. El viernes pasado les propuse que eligieran una noticia en español o inglés -en la provincia tenemos periódicos escritos por y para ingleses- y que me escribieran un resumen. Podían realizar este trabajo en grupo o en parejas, como ellos quisieran. El resultado ha sido muy bueno. Por eso, siguiendo en esta línea los deberes son elegir dos fotos de sus vacaciones favoritas o de las últimas vacaciones que han tenido y explicar qué hicieron, dónde fueron, qué fue lo mejor, qué fue lo peor, etc. Estos deberes tienen el objetivo de practicar la narración de cosas en el pasado. Ahora que lo pienso, creo que yo también voy llevar un par de fotos para comentar con ellos mi viaje favorito, así ellos pueden movilizar sus conocimientos para obtener información sobre mi viaje y producir un intercambio comunicativo de ida y vuelta donde yo no sea exclusivamente la profesora, sino otro alumno más de la clase.

Por cierto, en mi otro blog he recogido una dirección que puede dar muchas ideas para poner deberes de este tipo.

Anuncios
Etiquetas:
11/19/2007

Más sobre habilidades docentes.

por Maribel González Martínez

Esta mañana, además de reetiquetar los artículos del blog para me sea más fácil rescatar la información, he estado buscando información sobre la enseñanza-aprendizaje de segundas lenguas en los niños en el contexto escolar. Este tema me preocupa últimamente porque imparto clase a varios niños y necesito hacerme una idea más clara de cómo funciona el proceso de enseñanza-aprendizaje en niños; al menos en cuanto a los componentes psicológicos porque son diferentes a los de los adultos. De cualquier modo, en mi búsqueda me he topado con un libro online publicado en la revista Quaderns Digitals y que se llama Estrategias Educativas de Francesc Vicent Nogales Sancho y quiero dejar aquí esta referencia bibliográfica para tomarla más adelante. En cuanto al tema sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje en los niños y mi papel como profesora de apoyo en clases individuales, necesito dedicarle algo de atención para poder ayudar a mis alumnos lo más eficazmente posible.

11/09/2007

Las herramientas de word.

por Maribel González Martínez

Hace unos días que llevo queriendo escribir sobre el uso de las herramientas informáticas en la clase; pero no me refiero al uso de la web 2.0 sino a word, power point, etc. Es un apunte que se me ocurrió a raíz de la lectura de uno de los apartados que aparecen en la guía para el profesor de idiomas de Maximiano Cortés Moreno, que luego salió a relucir en clase con los niños y que me ha recordado el comentario de Vicenta. En la guía el autor nos habla del uso de las herramientas ofimáticas como word para trabajar en clase y, la verdad, cuando lo vi me chocó bastante porque una normalmente suele pensar en esto de los blogs, los wikis por aquello del elemento comunicativo. Sin embargo, no me paré a pensar que tanto yo como mis alumnos hacemos uso a diario de estas herramientas. De hecho, ha llegado un punto en que casi no escribimos a mano. Lo que me llamó la atención es que algunas de estas herramientas como, por ejemplo, el power point se usa de forma lúdica y creativa -es que no deja una de aprender con los niños y te das cuenta de lo diferente que es su entorno de aprendizaje al tuyo-. Cuando lo contemplé desde esta perspectiva me empecé a preguntar si no estaría bien hacer actividades en clase con los niños haciendo uso de estas herramientas ofimáticas. Tienen muchas ventajas porque puedes ponerle las imágenes que quieras, ponerle música, elegir el tipo de letras que quieras, etc. Todo esto contribuye a que recuerdes mejor no sólo por el resultado final, sino por el proceso de elaboración. Ni qué decir tiene que son elementos que están totalmente incorporadas a su vida cotidiana y que casi las prefieren al antiguo cuaderno, los lápices y las gomas.

11/08/2007

Clases con un solo alumno.

por Maribel González Martínez

En estos días en los que no he estado al 100% de salud pero en los que no he dejado de trabajar he estado pensando un poco sobre las clases que tengo con un solo alumno. He centrado mi atención en estas clases porque evidentemente la dinámica y su funcionamiento son diferentes a la de las clases en las que hay dos o más personas. Por ejemplo, entre otras muchas cosas, me preocupa que la comunicación dentro de la clase se produzca en un sólo sentido. Es decir, que yo -como profesora- sea siempre la que pregunta y el alumno siempre el que conteste. Aunque para comprobar esto sólo tengo que grabar una clase y averiguarlo. La cuestión es que he estado pensando en las características de las clases para tener un punto de partida para la observación y éstas son:

  1. El espacio físico es el salón de mis alumnos. La mesa de trabajo suele ser la mesa del comedor.
  2. Me suelo sentar junto al alumno, nunca en frente de él/ella, quizá por sentir que estamos más próximos.
  3. La mayoría de mis clases para una sola persona son para niños con diferentes situaciones (tiempo de residencia en España, edad, carácter, …) y niveles de español. Tan sólo tengo una persona adulta en una clase de este tipo.
  4. En las clases con los niños mi tarea va desde ayudar a los niños a resolver las tareas del colegio -generalmente se trata de la materia de lengua- a darles clase de L2. Con la persona adulta mi tarea es impartir una clase de L2 que luego tendrá que utilizar en su vida laboral más que personal. En el caso de los niños siempre ando preguntándome sobre cómo mejorar las clases o hacerlas más eficaces para ellos. Esto viene dado porque mis pequeños alumnos se encuentran en estado de inmersión lingüística en el colegio, de modo que lo más importante en este caso es que lleguen a expresarse correctamente y alcancen el nivel de conocimiento académicos que se les pide. En las clases se produce el modelo escolar tradicional en el que tenemos al profesor/ayudante que confirma o transmite conocimientos y el alumno/recipiente que los recibe. Esto mismo me está pasando con la persona adulta y es algo que me gustaría cambiar.
  5. Inconscientemente he elaborado la idea de que una clase con una sola persona da menos juego que una clase en la que hay más personas. Es cierto que hay determinado tipo de actividades en grupo que no se pueden realizar- eso lo tengo claro- pero, ¿qué hay de las actividades en parejas? Esa sí las puedo hacer, eso sí, tengo que implicarme yo también para convertirme en algo más que la profesora; tengo que abandonar el patrón que tengo en la cabeza en la que el profesor está ahí para explicar, ofrecer los ejercicios, animar a la participación, vigilar que se haga bien la tarea, corregir, etc., para pasar a formar parte del ejercicio también. Ahí es donde está mi reto.