Archive for ‘estrategias aprendizaje’

01/14/2011

Resúmenes y EL2

por Maribel González Martínez

¿Por qué resúmenes EL2? No sé, supongo que porque esta actividad tuve que hacerla con un alumno que tiene el español como segunda lengua (no es su lengua materna), aunque ya casi podríamos decir que son bilingües (aunque es un concepto sobre el que tengo que aprender más)… ¿En qué momento se deja de considerar que es una segunda lengua? Vaya… Me están surgiendo muchas dudas de repente. También concecto todo esto con la transferencia de competencias de una lengua a otra, pero ¿qué pasa cuando tienes una lengua materna en la que no estás totalmente alfabetizado y sí lo estás en tu segunda lengua? En fin, son cosas que se me pasan por la cabeza últimamente y que probablemente contengan la respuesta en sí mismas.

Una de las tareas que se suelen poner para deberes es la realización de resúmenes, pueden ser de partes del temario o bien del texto de comprensión lectora del manual. Hasta aquí todo normal. El problema viene cuando no se entiende exactamente qué es un resumen o cuál es el proceso que te lleva a obtenerlo. Por lo general me encuentro con la situación de que el alumno piensa que se trata de  parafrasear  todo el texto, incluso tomando frases y pasajes del mismo, para hacerlo más corto. En este caso, hay que recurrir al siguiente itinerario de preguntas:

  • ¿Has leído el texto? ¿De qué trata?
  • ¿Has dividido el texto en tres partes: introducción, nudo y desenlace? – ¿No? Pues, adelante. –> Cuando estaba en el colegio y en el instituto recuedo que solía numerar los párrafos y hacer divisiones para señalar las ideas. Creo que es un buen truco, sobre todo, porque te ayuda a comprender la estructura del texto o cuando no dominas bien la lengua que estás estudiando. Con el tiempo puedes dejar de hacerlo.
  • ¿Qué ideas aparacen en cada parte? –> ¿Por qué no las subrayas? Creo que subrayar las ideas principales ayuda más tarde en la confección del resumen. A mí personalmente me encanta hacer anotaciones en los libros y las cosas que leo, además de tomar notas.
  • ¿Quiénes son los personajes? ¿Dónde ocurre?
  • ¿Cánto crees que debe ocupar el texto? Puede parecer una pregunta tonta, pero no lo es tanto. Al principio puede ser muy útil que te limiten el número de líneas que puedes utilizar para el resumen. (Aquí la respuesta suele exceder la extensión que debería tener. Por eso hay que explicar que un resumen debería tener ser más  o menos la tercera parte que el texto original).

Otros problemas que suelen surgir:

  • ¿Qué información discrimino? ¿Qué es importante? Suelen tener problemas para discriminar la información importante que deberíamos incluir en el resumen de la que no lo es. Aunque, claro, estoy es una habilidad que se aprende con el tiempo y con la práctica, después de que nos den una noción de cómo se hace.

Ahora que lo pienso, creo que uno de los problemas principales con los resúmenes es que no se dice cuál es su finalidad. (Supongo que en este caso se trataba de un ejercicio de comprensión lectora destinado a saber si el alumno había entendido correctamente el texo).

  • ¿Por qué haces el resumen?
  • ¿Para qué quiero escribir algo sobre un texto de forma mucho más breve?

Para terminar, dejo aquí un vídeo de practicopedia (me tiene fascinada) sobre las características de un resumen:

PD: Es increíble la cantidad de resúmenes de obras literarias que circulan por la red, cosa a tener en cuenta.

Anuncios
Etiquetas:
02/26/2010

Los modismos y el vocabulario.

por Maribel González Martínez

El último post lo dediqué al enfoque léxico a partir de una entrevista de la que se extraen indicaciones muy útiles para los profesores de ELE, EL2 o L1. Es más, creo que podría aprovecharse para cualquier asignatura porque, de un modo u otro, todos los profesores imparten sus clases en español (salvo los que trabajan en comunidades bilingües y que impartan sus clases en la lengua vehicular de la comunidad, aunque en estos casos también sirve esta información). Bueno, después de esta divagación os dejo una recopilación de materiales interesantes para trabajar expresiones:

  • Modismos… Una serie creada por Miguel Ángel García Guerra para las clases de ELE, pero que bien podría ser utilizado en las clases de L1 porque, muchas veces, los nativos hablamos sin ser conscientes de a lo que nos referimos. De ahí algunos errores fantásticos como: Estoy hecho/a un Obelisco. Sobre esta serie quiero destacar que se va a convertir en un libro y, desde mi punto de vista, una cosa que la convierte en algo nuevo y original es el apoyo visual que ayuda a comprender muy bien qué significa la expresión sin tener que recurrir a la traducción.
  • En este sentido, es interesante la inciativa del refranero multilingüe del CVC. Este recurso lo utilizaría en niveles muy avanzados o en clase de L1.  En este sentido, para niveles iniciales, sea más interesante usar 1000 imágenes en la punta de la lengua.

Bookmark and Share

Etiquetas:
02/24/2010

El enfoque léxico.

por Maribel González Martínez

Este mes Ldlengua nos ha ofrecido, como siempre, otra fabulosa e interesante entrevista a los profesores de E/LE. En esta ocasión el tema elegido ha sido el enfoque léxico y he de reconocer que debería plantearme probarlo en clase. Algunas cuestiones que me han llamado la atención y que tienen relación con alguna estrategia de aprendizaje que yo utilicé durante la carrera para estudiar árabe:

Notas:

  • Los mayores problemas de comunicación se deben a la falta de vocabulario, más que a problemas gramaticales.
  • Al no tener las palabras a mano, te bloqueas.
  • Es compatible con el enfoque comunicativo y por tareas.
  • Cambio del concepto de lengua–> lengua como léxico gramaticalizado y no al revés.
  • Aprender palabras es organizar el lexicon mental.
  • Aumentar la exposición a la lengua –> Material auditivo.
  • Enseñar gramáticas a partir del léxico.
  • Aprovechar los temarios de los que tenemos aplicando los consejos –> teoría de asociación de palabras, expresiones, etc.
    • Enseñarlas y presentarlas juntas.
    • Vocabulario activo y receptivo.
    • Analizar errores colocacionales.
  • Proporcionar estrategias: (demuestra la inutilidad de las listas)
    • Mapas mentales.
    • Me ha gustado la idea del huevo: Clara y yema (tendréis que escucharlo para saber a qué me refiero)
  • Otro ejemplo de lo que podemos hacer. (Yo utilizaba este tipo de fichas cuando estudiaba árabe en la universidad):
    • Una raíz… muchas derivas y significados (EN) –> Estas exigen algo más de trabajo que la clásica flashcard porque hay que ir apuntanto la palabra en diferentes frases y contextos en los que ha aparecido.
    • Al principio, yo tenía una tabla donde clasificaba el tipo de palabras y expresiones (me solía servir para completar las fichas de las que hablaba anteriormente). Quizá, este tipo de ejercicios sea más que adecuado para los estudiantes de EL2. ¿qué os parece?

Además de los enlaces que recogen en Ldelengua yo he recogido esto:

Para saber más sobre los mapas mentales y su relación con el proceso aprendizaje os dejo unos vídeos y enlaces:

  • Aviso de que el vídeo está en inglés y que forma parte de un material didáctica creado por la editorial Collins. Sin embargo, merece mucho la pena echarle un vistazo porque Tony Buzzan nos explica qué es esta técnica y cómo podemos utilizarlos. (Salvemos, pues, que nos venden una panacea, ¿vale? Contempladlo como una técnica más que ayuda a aprender)

Post data:

Recojo aquí otros post relacionados con el tema del vocabulario.

Etiquetas: ,
06/03/2009

El aprovechamiento del conocimiento del alumno.

por Maribel González Martínez

Los alumnos siempre saben muchas más cosas de las que parece y no estoy apelando aquí al tipo de conocimiento enciclopédico; si no al conocimiento sobre la tipología de ejercicios que hacen en el aula. De éste último fue del que quise servirme en una de las últimas clases a una sola persona que he dado.

Propuse a un alumno la creación de una actividad para otros compañeros que conoce pero con los que no comparte clase. Aclaro que es un alumno con al que le doy clase hace mucho tiempo y, por tanto, conozco muy bien sus características y aficiones. Esto significa que jugaba sobre seguro porque sabía cuál iba a ser su respuesta ante la propuesta que le iba a hacer. Es importante que esto quede claro. También es destacable que tiene un nivel de español B2 y que iba a preparar una actividad para otros compañeros con menor nivel de idioma. Asimismo he de señalar que estamos hablando de un alumno en escolarizado en la tercera etapa de primaria.

Una vez esclarecido el panorama y sentadas las bases desde las que partía, le planteé a mi alumno que quería llevar un cuento a otro grupo (no olvidar que conoce a sus compañeros) pero no sabía cuál. A continuación le pedí ayuda sabedora de que este alumno escribe cuentos. Rápidamente fue a buscar sus cuentos para que entre los dos eligiésemos uno. A continuación vino lo siguiente:

  • Elegimos el cuento.
  • Le pedí que me lo dictase.
  • Una vez tuve el texto, le comenté que ahora necesitaba escribir unas preguntas para saber si después de leer el texto lo habían comprendido y le pedí ayuda.
  • Aquí me sorprendí, la verdad. El alumno, además de elaborar la clásica pregunta, propuso alguna cuestión cuya respuesta era tipo test.
  • En este punto, le pregunté: ¿Qué otro tipo de ejercicios hacéis en clase cuando leéis un texto?
  • Como respuesta el alumno me dijo que esperar que iba a buscar el libro de lengua para verlo, pero no lo tenía. Así que recurrió a experiencia personal y redactamos algún ejercicio más. Entre ellos: Lee estas frases y ordena los acontecimientos.
  • Así, obtuvimos una batería de ejercicios para sus compañeros; aunque no todos tuvieran relación directa con la lectura (el alumno tampoco es profesor).

Fue una experiencia sorprendente que quería compartir. Fue una de esas clases que terminas muy contenta con el resultado porque el alumno ha estado motivado por la utilidad de su actividad y porque has conseguido movilizar todos los recursos con los que cuenta.

Bookmark and Share

04/02/2009

Ampliar vocabulario.

por Maribel González Martínez

Mientras consigo o no llevar el vídeo a clase y escribir el informe correspondiente sobre el funcionamiento de la actividad, voy a escribir sobre la detección de una necesidad en mis alumnos de las clases de apoyo. Hace un mes escribí un pequeño post sobre las diferentes estrategias que yo utilizaba para aprender vocabulario como estudiante de lenguas extranjeras. Sin embargo, no he elaborado una idea sobre el aprendizaje-ampliación de vocabulario en mi lengua materna. La cuestión es que ahora tengo que diseñar una estrategia para que mis alumnos de EL2 amplíen su vocabulario y para ello voy a echar mano de mis creencias y experiencias.

Esta idea surgió a raíz de la resolución de unos ejercicios de ortografía en los que se planteaba el uso de m y n en palabras como: indemne, damnificar, columna, … En el transcurso del ejercicio me vinieron a la cabeza varias cuestiones provenientes de las respuestas a las preguntas que le hacía a mi alumna:

Antecedentes: El enunciado del ejercicio nos proponía que creáramos una familia de palabras (es un ejercicio común) a partir de la palabra dada. El objetivo es concienciar al alumno de que todas las palabras pertenecientes a una misma familia se escriben de la misma forma. ¿Qué se requiere para hacer este ejercicio? En principio, saber buscar en el diccionario; conocer el significado de la palabra,…

– ¿Qué tipo de palabra puede ser indemne: un verbo, un adjetivo, una preposición, un adverbio, una interjección, un sustantivo, un pronombre, una conjunción o un determinante?

– No sé…

Probablemente no tenía por qué saber que indemne es un adjetivo, menos aún si tenemos en cuenta que no sabía su significado. ¿Por qué hice esta pregunta entonces? Pues, creo que la respuesta está en mi experiencia como estudiante de segundas lenguas cuyo enfoque didáctico estaba basado en la gramática-traducción. Gracias a este enfoque era capaz de distinguir por la forma ante qué tipo de palabra me encontraba. ¿Ventajas? Te permite encontrar rápidamente en los textos los verbos, sus complementos, los sujetos… Era una habilidad muy útil para hacer las traducciones. Por otro lado, con la práctica te permite asociar palabras a su familia y no tener que buscar tanto en el diccionario.

Otro problema que se plantea en este tipo de ejercicios es el significado de las palabras ya que, el objetivo principal es trabajar la forma de la palabra el significado para a un segundo plano. La cuestión es que, aunque el alumno aprenda que damnificar se escribe con mn, no servirá de mucho si la cosa queda ahí y no se hace uso de la palabra dentro de su contexto. De hecho, lo primero que le comenté a mi alumna es que todas esas palabras estaban relacionadas con accidentes, catástrofes sobrenaturales y que se usan mucho cuando se habla de estos temas en la prensa. Confieso que me quedé en eso, pero lo más aconsejable -creo- hubiera sido proponerle algún ejercicio rellena huecos, por ejemplo, donde en función del significado y la forma de la palabra hubiera tenido que usar las palabras en cuestión. Asimismo, otro ejercicio a proponer es que el alumno cree oraciones utilizando las palabras cuya ortografía está aprendiendo para que se queden mejor ancladas en su memoria.

Por último, me queda reseñar que debería plantear ejercicios de creación de campos léxicos y el trabajo con sinónimos y antónimos para ampliar el vocabulario. Ahora sólo resta ponerse manos a la obra.

Bookmark and Share