Posts tagged ‘reflexión’

10/09/2009

Gestión del material. (Preguntas)

por Maribel González Martínez

He dedicado muchas entradas en este blog a cuestiones relacionadas con la programación de las clases. He escrito sobre los problemas de secuenciación de las actividades, sobre la tipología de actividades que llevaba, sobre si cumplía o no con la programación que había diseñado o los pasos que daba hasta que finalizaba una. Asimismo, he publicado actividades para trabajar destrezas creadas por mí para mis alumnos y he subido al apartado de muestras algunas de las unidades didácticas, que también he elaborado, para darle un poco de variedad a la clase o porque el manual no se ajustaba a las necesidades de mis alumnos.

Sin embargo, no he hablado de que hace un tiempo me encontraba bloqueada porque no terminaba de encontrar sabia nueva o aire fresco para mis clases. Me sentía estancada y tenía la sensación de que me estaba repitiendo (los mismos recursos, los mismos caminos recorridos una y mil veces, el mismo enfoque, …). Esta sensación no me gustaba nada, pero no sabía muy bien cómo salir de este estancamiento. Además, de algún modo, estaba generando cierto sentimiento de “culpa” por no poder salir de la espiral que en la que me había metido. Por otro lado, creo que estaba sufriendo una indigestión de información. Digo indigestión porque más que procesar la información, masticarla, saborearla y digerirla; más bien estaba deglutiendo y cogiendo un empacho. Así que llegó la hora de parar y revisar, otra vez, aunque, esta vez, se trata de echar un ojo al material  almacenado y discriminar con qué me quedo y con qué no.

Algunas preguntas que me he ido haciendo durante este tiempo:

  • ¿El problema son los materiales? (¿hasta qué punto influyen los materiales en el desarrollo de la clase?)
  • ¿Soy yo? (mi estado anímico?)
  • ¿De cuánto tiempo dispongo para encontrar materiales nuevos en internet? (búsqueda/mi tiempo)
  • ¿Cuánto tiempo he de invertir para discriminar toda esa información? (clasificación)
  • ¿De toda esa pila de papeles y enlaces que tengo cómo encontrar lo que busco? ¿por qué archivo tan mal? (guardar información)
  • ¿tengo que plantearme otra forma de hacer las cosas? (actuación en clase)
  • ¿Estoy aprovechando al máximo los manuales, enlaces, actividades, tareas, etc. que tengo? (materiales con los que cuento)
  • ¿Será que estoy cansada? (mi estado anímico)
  • ¿mis alumnos estarán notando esta sensación que tengo? (Siempre he creido que las sensaciones que experimentando se terminan trasladando a los que tenemos alrededor… Empatía??) (preocupación por mis alumnos y sus percepciones sobre mí)
  • ¿Mis alumnos están perdiendo interés? ¿Les parecerá que siempre les propongo lo mismo?

La mayoría de preguntas están relacionadas con la organización de mi tiempo para programar las clase y la cantidad de tiempo invertida en encontrar materiales para las mismas. Además de la cantidad de libros, actividades, papeles y vídeos que tengo para llevar a clase y que se me olvida consultar. ¿Para qué lanzarme a la búsqueda de cosas nuevas, si, a lo mejor, ya tengo materiales que puedo utilizar?.

Algunos artículos que me han hecho pensar sobre mi forma de gestionar mi trabajo (programación de clases y (auto)formación). Estos artículos no tienen que ver con didáctica, ni con pedagogía de E/LE o de cualquier otra asignatura; sin embargo, son tremendamente útiles para nuestra profesión docente ya que, tenemos tendencia ( yo la tengo) a almacenar materiales “porsiacaso” :fotos, actividades, tareas, unidades didácticas, fotocopias, artículos delicious, etc.

Como ayuda para reflexionar sobre nuestro trabajo docente, me apunto aquí la siguiente serie de actividades: Nuestra práctica docente: Reflexión y desarrollo. Susana Lorenzo Zamorano.

Bookmark and Share

04/30/2009

¿Todas las preguntas son iguales?

por Maribel González Martínez

Para reflexionar, resolver problemas, enseñar y/o para vivir en general una de las actividades que más realizo es la de preguntar. Paso mucho tiempo elaborando preguntas en clase, en esto no soy diferente al resto de profesores, y fomentando que mis alumnos también las hagan.

Por lo que respecta al proceso reflexivo, la formulación de preguntas forma la base y el punto de partida para llegar a encontrar soluciones o nuevas propuestas de actuación para los problemas que se nos plantean en clase. El inconveniente en muchos casos es que puedes llegar a hacerte trampas porque te preguntas de tal modo que sólo puede existir la respuesta que tú quieres dar en ese momento. Por esta razón, ahora me cuestiono qué tipo de preguntas me hago, si los presupuestos sobre los que parto son adecuados o no y, sobre todo, me he dado cuenta de que durante mucho tiempo la formulación de preguntas estaba encaminada a encontrar una sola y única respuesta.

Así, he llegado a estos documentos donde explican todos los tipos existentes de preguntas en función de los objetivos que perseguimos y las pautas a seguir para desarrollar el pensamiento crítico.

Así las cosas, sólo me queda mejorar mi forma de pensar…

Bookmark and Share

11/24/2008

Mi evolución digital (II): Borrador.

por Maribel González Martínez

(Aviso: Otro borrador con pensamientos y preguntas que pueden no tener sentido)

En el último post quise hacer una resumen de cuál había sido mi periplo digital y las cosas que había aprendido (cuesta un poco utilizar un pretérito porque parece un proceso cerrado y es más bien todo lo contrario). Cuando me puse a escribir sobre mi viaje digital iniciado hace tres años, me proponía explicarme y comprender las diferentes etapas que había atravesado para saber en qué situación me encuentro ahora. Así como exponer las motivaciones que tengo en estos momentos para continuar con este trabajo reflexivo ahora que éste es una meta en sí. Es decir, la meta anterior era generar pensamientos hasta convertirme en la profesora perfecta (sería interesante hacer un análisis de mi discurso) cuantificable a través de notas; sin embargo ahora creo que no existe algo así. Por tanto, la meta es continuar recogiendo datos y haciendo reflexiones sobre las cosas que ocurren en clase con el fin de averiguar si soy coherente o no. ¿Mi discurso tiene un reflejo real en clase?

11/20/2008

Siguiendo con la revisión:una evolución digital.

por Maribel González Martínez

(Aviso: apuntes para una reflexión en proceso de desenmarañarse. Replanteándome el porqué y cómo continuar. Este espacio necesita algo de aire fresco)

Tejiendo como una araña. Conectando unos hilos con otros.

Resulta increíble cómo se escurre el tiempo entre los dedos sin poder hacer nada para evitarlo. Acabo de darme cuenta de que llevo varios días sin revisar el contenido del blog y actualizar las interconexiones que debería de tener. En algún momento me he perdido pensando en diversas cosas leídas últimamente en algarabías (Daniel Jiménez) y en otros lugares que me han hecho replantearme las razones por las que uso de esta herramienta para gestionar mi trabajo. La cuestión es que las motivaciones que me llevan a mantener este blog han cambiado desde el momento en que comencé a escribir porque las cosas son bastante diferentes.

11/05/2008

Revisión y valoración (IV)

por Maribel González Martínez

Una vez revisado el concepto de enseñar, voy a redefinir también qué es enseñar español porque me encuentro con el mismo problema que tenía con la definición de enseñar.

¿Qué es enseñar español? Antes de responder por segunda vez a esta pregunta, vamos a ver qué es lo que escribí hace año y medio:

Enseñar español supone poner al alcance de los alumnos todos los conocimientos y herramientas necesarias para que puedan hablar, escribir, comprender y leer en español. Asimismo, debemos hacer que el alumno adquiera dichas destrezas a través de su uso en aula y animarlos para que también pongan en práctica sus conocimientos fuera del aula.

¿Qué se puede decir de esta definición? Al igual que pasaba con la visión de enseñar comentada en el artículo anterior es muy restringida y pobre. Creo que no tenía en cuenta qué estaba enseñando, cómo enfocarlo, cuál era mi papel como enseñante, etc. Las conclusiones que puedo sacar son que entendía la enseñanza del español como un entrenamiento de las destrezas dentro del aula, aunque no veo cómo quería conseguir que practicaran el español fuera del aula. ¿Quizá pensaba que tenía poder sobre eso?

Vamos a ver a continuación como entiendo la actividad de enseñar español:

Enseñar español significa poner en marcha un proceso a través del cuál el alumno adquirirá el conocimiento y el uso del código que utilizamos los españoles para comunicarnos, así como comprensión del contexto para interpretarlo y actuar de acuerdo con la exigencia de la situación.

Como se puede ver, cuando hablo de la lengua no estoy reduciendo este conocimiento a cuestiones gramaticales o de vocabulario entendidas como un conjunto de reglas y normas. Si no que estoy partiendo de la idea de que la lengua* es un código a través del cual el ser humano expresa e interpreta el mundo que le rodea. Por tanto, no basta con ayudar a adquirir reglas gramaticales o mucho vocabulario, ni con trabajar las destrezas; si no que el alumno debe conocer nuestras costumbres, usos y forma de ver la vida para poder interpretar lo que le rodea y actuar de acuerdo con la situación.

Teniendo en cuenta que la lengua es nuestro modo de comunicarnos, enseñar español supone ayudar al alumno a adquirir las habilidades comunicativas que necesite. Por tanto, habrá que trabajar la comprensión lectora, la comprensión oral, la expresión escrita y la expresión oral para que el alumno sea capaz de desenvolverse en la lengua que aprende.

La adquisición de estas competencias se hará a través del uso de las mismas, ya que aprendemos a hablar, hablando; aprendemos a escribir, escribiendo; a escuchar, escuchando y a leer, leyendo. Por tanto, enseñar español supone ejercitar también al alumno en las destrezas.

*Lenguaje: capacidad del ser humano para comunicarse a través de un código establecido.

*Lengua: código que utiliza el ser humamno para comunicarse. Pero eso código no sólo está regido por un conjunto de reglas gramaticales, si no que está influido por el entorno y la cultura en el que vive y que lo contextualiza.