Archive for ‘morfología’

02/21/2008

La morfología de 6º.

por Maribel González Martínez

La otra tarde tuvimos que repasar la morfología de 6º. Es un trabajo interesante. Ya habíamos visto la morfología por separado: el adjetivo, el sustantivo, los pronombres, los determinantes, los verbos, las preposiciones, los adverbios y las conjunciones. Previamente había intentado explicarle todas estas categorías a mi alumna a través de la gramática cognitiva o de mi interpretación de la misma y lo cierto es que tengo la impresión de que funciona bastante bien. Mi alumna me dijo que no se acordaba de ellas -tiene un poco de confusión, pero con un poco de trabajo terminaremos con ella-; sin embargo me propuse hacerle ver que no era así. Quise demostrarle que seguro que se acordaba de muchas cosas, más de las que ella creía. Aproveché las explicaciones anteriores que le había dado y le escribí algunas frases a las que pudiera ir quitando palabras para que ella viese qué aportaban al significado de la oración. También opté por ir escribiendo palabras y preguntarle: si te digo: ¿parque qué te viene a la cabeza?; si te digo el… En definitiva, intenté que viese que las palabras tienen relaciones entre ellas de diferentes tipos. Todo este contenido lo hemos estado viendo el año pasado y este año supone un repaso; sin embargo, todo empieza a estar mucho más claro porque la alumna tiene mayor dominio lingüístico.

Esto me lleva a hilarlo con una de las clases de adultos que tengo donde me comentaban que ahora empezaban a poder distinguir los diferentes tipos de palabras. Según ellos leían una frase y podían saber cuál era el verbo, más o menos, y cuál era el adjetivo, etc. Ellos dicen que todo empieza a tener mucho más sentido para ellos. Es como si viesen el español como una cosa enrevesada, una locura, un sinsentido o un rompecabezas comparado con su LM mucho más lógica. Antes, cuando algún alumno me decía esto, no sabía cómo tomármelo pero ahora me doy cuenta de que estaban en un proceso de incorporación de una nueva lengua y, por tanto, de una reestructuración cognitiva. Supongo que iban adquiriendo las piezas del rompecabezas pero al no saber dónde colocarlas, les parecía imposible de resolver. De modo que, cuanto más tiempo pasa y más reflexiones e hipótesis contrastables generan mayor comprensión del sistema se produce. Bueno, todo esto son cosas que se me ocurren al hilo de los comentarios que me hacen en contraste con las cosas que leo.

01/14/2008

Prefijos, sufijos,… ¡Ufff! ¿Cuál elijo?

por Maribel González Martínez

Hace unos días tuve que ayudar a mi alumna de 6º de primaria a hacer unos ejercicios de lengua castellana que tenían como finalidad aprender la formación de palabras en español añadiendo prefijos y sufijos. La cuestión es que esto supuso un problema para mí. La explicación en el libro decía lo que es un prefijo y qué significado tiene cada uno de ellos como ocurre, por ejemplo, en esta tabla -con unas explicaciones algo más claras que en el libro-. Después de la exposición se proponían una sería de ejercicios de práctica para consolidar lo explicado. Dichos ejercicios eran de varios tipos:

  1. una lista de palabras a partir de las cuales había que formar otra palabra añadiendo el sufijo correcto referente a profesión, lugar o. Ahora no recuerdo las palabras pero había de todo tipo: arroz, árbol, zapato, etc.
  2. unas definiciones junto a una lista de palabras con las que hacían pareja: apicultor, agricultor, gerontólogo y otra palabra de la que no me acuerdo. En este caso la cosa aún era un poco más complicada.
  3. Finalmente, había un ejercicio -que me pareció el más sencillo para ella- en el que aparecía un texto donde había que substituir una definición por la palabra adecuada. La mayoría eran los sustantivos referido a establecimientos donde se venden cosas.

El problema vino cuando, después de resolver los ejercicios, la criatura me preguntó: ¿Cómo sabes el sufijo que corresponde? ¿Por qué ese y no otro si los dos significan lo mismo? Yo me quedé parada porque una sabe lo que significan los sufijos, puede hacer análisis morfosintácticos cuyo resultado es un árbol preciosísimo e imaginarse algunas cosas más relacionadas con la evolución de la lengua, si me retrotraigo al latín -que tanto estudié en la facultad-. Sin embargo, confieso que pude darle sólo alguna pequeña pista – algunos sufijos se añaden a partir del verbo y otros sobre un sustantivo– y eso me disgustó. Yo, desde luego, como hablante nativa semidesconocedora de las “reglas” académicas apliqué mis conocimientos lingüísticos y resolví los ejercicios; cosa que, por otro lado, me parece que es el mismo mecanismo que aplicaría cualquier niño nativo para solucionar el ejercicio. La cuestión es que ante este problema me he propuesto encontrar una explicación o unas pistas para ayudarla un poco y que no piense que es imposible saber por qué elijo este sufijo y no el otro. Eso sí, sin olvidarme de la edad que tiene y que no necesita para nada una explicación filológica del tema. Así que con esta finalidad me cogí el diccionario de español y una serie de artículos relacionados con la sufijación y la prefijación publicados en la revista Frecuencia L -todo está recogido en la sección apuntes-. (Yo tengo mi propia experiencia sobre cómo aprender la formación de palabras en una lengua extrajera, el árabe. Tuve que aprender esquemas verbales, arabización, sufijación, prefijación, etc. Eso sí, una con el tiempo más o menos va intuyendo qué es posible y qué no lo es).

De este modo, pensando llegué a la conclusión de que la sufijación y la prefijación en español – si alguien más versado en el tema me puede ayudar a mejorar la explicación, le estaré eternamente agradecida- se produce en función de la morfología de la palabra a la que se le aplica uno u otro y el significado que le queremos dar. Por esta razón, habrá sufijos que se puedan aplicar a unas palabras con un significado y a otras no. (Hasta aquí creo que no he descubierto las Américas). Quizá, la clave esté en realizar ejercicios de vocabulario donde, además de encontrar el prefijo adecuado, haya que elegir la palabra correcta atendiendo al significado. También me di cuenta de que hay que prestarle atención a los infijos. En definitiva, ¿alguien puede echarme una mano? Estoy intentando elaborar unas pistas, que no una receta mágica, para que mi alumna vaya elaborando sus propias hipótesis y comprobando en su entorno si funcionan o no. A lo mejor, hay que hacer ejercicios de familias de palabras formando palabras que no existen, haciendo comprabaciones, etc.

04/10/2007

Pensando cómo explicar la gramática española…

por Maribel González Martínez

La semana pasada estuve intentando explicarle a una alumna la morfología del español porque necesita conocerla para poder pasar los contenido de la clase de lengua española. Es una tarea un tanto difícil porque en Inglaterra no les enseñan la lengua materna como en España, así que nada de saber qué es un sustantivo o un adjetivo, y mucho menos su clasificación. Por eso, tuve que recorrer a explicaciones del tipo:

“Un sustantivo es una palabra que usamos para nombrar cosas que podemos ver, tocar, oler, comer, etc, lugares -ciudades, pueblos, etc-, personas, animales y cosas que están en la mente (estos son los abstractos)”.

(Confieso que me ayudó mucho explicar todas estas cosas en función de las relaciones que mantienen las palabras entre sí).

Así, fui desgranando los diferentes tipo de sustantivos, los adjetivos y sus grados, los adverbios, etc. Al mismo tiempo que explicaba esto, íbamos haciendo ejemplos juntas hasta que, finalmente, tuvimos un esquema con ejemplos.. El problema va a venir cuando tenga que explicarle los verbos porque no conoce todos los tiempos verbales ni su uso en español. Aunque, claro, mucho me temo que los españoles cuando estudiamos esto en español tenemos como objetivo reconocer la forma del verbo más que su contexto de uso, cosa que se supone adquirida por el aprendizaje en contexto y sin reflexión. A nosotros nos obligan a conocer la forma del verbo y no nos hacen reflexionar sobre su uso. En el caso que me ocupa, tengo que conseguir ambas cosas.

Ahora, ando ocupada intentando explicar la sintaxis del español. Hemos empezado por las oraciones nominales. Por eso ando enseñándole a encontrar el predicado nominal, el verbo, el sujeto y aprovechando para que clasifique las palabras que forman al uno y al otro. De este modo, vamos repasando la morfología al mismo tiempo que estudiamos la sintaxis. Por cierto, le dije que en español las palabras tienen una clasificición, es decir, pertenecen a una clase y tienen unas caracterísiticas determiadas que nos ayudan a saber cómo son y qué hacen. Cuando tuve que explicarle la sintaxis le dije que las palabras, además de tener una clasificación como los animales, tenían un trabajo dentro de la oración.

Esta situación me hace ver o preguntarme sobre los problemas que puedan tener los niños extranjeros que se incorporan a nuestro sistema educativo -en este caso ya estaban alfabetizados, pero hay casos en que no es así-. ¿Cómo se sienten estos niños cuando ven que no alcanzan el nivel académico exigido? ¿No sufrirán cierto nivel de frustración que los lleve a la pérdida de interés?…

Otros apartados relacionados con la gramática: Gramática y otras reflexiones sobre el tema: Por y para nos persiguen, La morfología de 6º, Los modos verbales, Dinámicas de clase y verbos (Esbozos).