El aprovechamiento del conocimiento del alumno.

por Maribel González Martínez

Los alumnos siempre saben muchas más cosas de las que parece y no estoy apelando aquí al tipo de conocimiento enciclopédico; si no al conocimiento sobre la tipología de ejercicios que hacen en el aula. De éste último fue del que quise servirme en una de las últimas clases a una sola persona que he dado.

Propuse a un alumno la creación de una actividad para otros compañeros que conoce pero con los que no comparte clase. Aclaro que es un alumno con al que le doy clase hace mucho tiempo y, por tanto, conozco muy bien sus características y aficiones. Esto significa que jugaba sobre seguro porque sabía cuál iba a ser su respuesta ante la propuesta que le iba a hacer. Es importante que esto quede claro. También es destacable que tiene un nivel de español B2 y que iba a preparar una actividad para otros compañeros con menor nivel de idioma. Asimismo he de señalar que estamos hablando de un alumno en escolarizado en la tercera etapa de primaria.

Una vez esclarecido el panorama y sentadas las bases desde las que partía, le planteé a mi alumno que quería llevar un cuento a otro grupo (no olvidar que conoce a sus compañeros) pero no sabía cuál. A continuación le pedí ayuda sabedora de que este alumno escribe cuentos. Rápidamente fue a buscar sus cuentos para que entre los dos eligiésemos uno. A continuación vino lo siguiente:

  • Elegimos el cuento.
  • Le pedí que me lo dictase.
  • Una vez tuve el texto, le comenté que ahora necesitaba escribir unas preguntas para saber si después de leer el texto lo habían comprendido y le pedí ayuda.
  • Aquí me sorprendí, la verdad. El alumno, además de elaborar la clásica pregunta, propuso alguna cuestión cuya respuesta era tipo test.
  • En este punto, le pregunté: ¿Qué otro tipo de ejercicios hacéis en clase cuando leéis un texto?
  • Como respuesta el alumno me dijo que esperar que iba a buscar el libro de lengua para verlo, pero no lo tenía. Así que recurrió a experiencia personal y redactamos algún ejercicio más. Entre ellos: Lee estas frases y ordena los acontecimientos.
  • Así, obtuvimos una batería de ejercicios para sus compañeros; aunque no todos tuvieran relación directa con la lectura (el alumno tampoco es profesor).

Fue una experiencia sorprendente que quería compartir. Fue una de esas clases que terminas muy contenta con el resultado porque el alumno ha estado motivado por la utilidad de su actividad y porque has conseguido movilizar todos los recursos con los que cuenta.

Bookmark and Share

Anuncios

5 comentarios to “El aprovechamiento del conocimiento del alumno.”

  1. Hola Maribel.

    En efecto. Desde mi punto de vista la utilidad debería primar en todas y cada una de las actividades que se programan en el aula.

    Por ejemplo, en clase de escritura se puede escribir sobre las flores de primavera o escribir sobre algo que le va a ser de utilidad al alumno cuando termine su programa o de utilidad para otros alumnos.

    Esto siempre motiva mucho y conseguimos que los alumnos escriban textos que ‘quedan’, es decir que no se pierden y pueden ser reutilizados en otras clases, por otros alumnos o mejor que mejor, por el mismo alumno.

    Preciosa entrada.
    ¡Enhorabuena!

  2. Hola Miguel Ángel:

    Yo creo que la utilidad de las actividades siempre está ahí. Es decir, cuando programamos utilicemos el tipo de actividad que utilicemos tiene una utilidad. Eso sí, una vez será didáctica -nos guste o no este tipo de ejercicios son necesarios para mecanizar/automatizar- y otras veces, será una aplicación más práctica.

    Hace un par de años -cómo pasa el tiempo- cuando trabajaba con grupos grandes recuerdo que puse en marcha una actividad cuya finalidad era crear las preguntas para un concurso que íbamos a hacer a final de curso. Recuerdo que fue una actividad realmente interesante y útil en todos los sentidos. (La publiqué en el blog de mr1b3l).

    Vaya, ya me he enrollado como las persianas 🙂 .

  3. Hola Maribel:

    Muy interesante tu entrada, creo, al igual que Miguel Ángel, en la utilidad de las actividades no solo como elemento motivador sino también como elemento de cohesión. Siguiendo con el ejemplo de Miguel Ángel, ¿para que hacer una actividad sobre las flores de la primavera si podemos “tocar” algo más relevante para ellos? (a no ser que se trate de un grupo de botánicos)

  4. Buenas Lucas, imagino que el ejemplo de las flores de primavera fue lo primero que se le ocurrió a Miguel Ángel. Pero, quién sabe, a lo mejor en algún momento tienes un alumno al que le encantan las flores y quiere escribir algo sobre el tema. Yo, sin ir más lejos, durante una temporada estuve enseñando español a un chico a través de la jardinería. A ver si me acuerdo un día y subo el material que preparé…

  5. …desde luego, como esto siga así al final vas a tener que hacer un especial primavera/verano 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: