Clases con un solo alumno.

por Maribel González Martínez

En estos días en los que no he estado al 100% de salud pero en los que no he dejado de trabajar he estado pensando un poco sobre las clases que tengo con un solo alumno. He centrado mi atención en estas clases porque evidentemente la dinámica y su funcionamiento son diferentes a la de las clases en las que hay dos o más personas. Por ejemplo, entre otras muchas cosas, me preocupa que la comunicación dentro de la clase se produzca en un sólo sentido. Es decir, que yo -como profesora- sea siempre la que pregunta y el alumno siempre el que conteste. Aunque para comprobar esto sólo tengo que grabar una clase y averiguarlo. La cuestión es que he estado pensando en las características de las clases para tener un punto de partida para la observación y éstas son:

  1. El espacio físico es el salón de mis alumnos. La mesa de trabajo suele ser la mesa del comedor.
  2. Me suelo sentar junto al alumno, nunca en frente de él/ella, quizá por sentir que estamos más próximos.
  3. La mayoría de mis clases para una sola persona son para niños con diferentes situaciones (tiempo de residencia en España, edad, carácter, …) y niveles de español. Tan sólo tengo una persona adulta en una clase de este tipo.
  4. En las clases con los niños mi tarea va desde ayudar a los niños a resolver las tareas del colegio -generalmente se trata de la materia de lengua- a darles clase de L2. Con la persona adulta mi tarea es impartir una clase de L2 que luego tendrá que utilizar en su vida laboral más que personal. En el caso de los niños siempre ando preguntándome sobre cómo mejorar las clases o hacerlas más eficaces para ellos. Esto viene dado porque mis pequeños alumnos se encuentran en estado de inmersión lingüística en el colegio, de modo que lo más importante en este caso es que lleguen a expresarse correctamente y alcancen el nivel de conocimiento académicos que se les pide. En las clases se produce el modelo escolar tradicional en el que tenemos al profesor/ayudante que confirma o transmite conocimientos y el alumno/recipiente que los recibe. Esto mismo me está pasando con la persona adulta y es algo que me gustaría cambiar.
  5. Inconscientemente he elaborado la idea de que una clase con una sola persona da menos juego que una clase en la que hay más personas. Es cierto que hay determinado tipo de actividades en grupo que no se pueden realizar- eso lo tengo claro- pero, ¿qué hay de las actividades en parejas? Esa sí las puedo hacer, eso sí, tengo que implicarme yo también para convertirme en algo más que la profesora; tengo que abandonar el patrón que tengo en la cabeza en la que el profesor está ahí para explicar, ofrecer los ejercicios, animar a la participación, vigilar que se haga bien la tarea, corregir, etc., para pasar a formar parte del ejercicio también. Ahí es donde está mi reto.
Anuncios

6 Responses to “Clases con un solo alumno.”

  1. Creo que tú ya tienes la respuesta, en tu proceso de búsqueda de respuesta te planteas soluciones que debes intentar poner en práctica. Hasta que no lo hagas no podrás calibrar su validez. Plantéate que puedes realizar actividades de búsqueda de información o significativas con tu alumno, tú en ese caso serás el compañero más competente con el que podrá compartir lo que ya sabe. Y desde luego intenta pensar en actividades en las que él sea el que tenga que formular las preguntas. Piensa que tú por edad y por competencia tienes muchas de las respuestas que él necesita, lo que tienes que hacer es plantear la actividad de modo que él tenga que obtener la información que tú posees como si tú fueras su compañero.
    Creo que ya tienes la solución y que solo estás dándole vueltas a cómo la vas a llevar a cabo.
    ánimo.

  2. Pues, sí, parece que tengo las soluciones a las cosas que me planteo. Así que sólo me queda ponerlas en marcha. Voy a pensar en la idea que me das sobre actividades de búsqueda de información porque, quizá, podría relacionarlas con las materias que necesitan aprender. Voy a pensar cómo lo hago… Ya te voy contando. Una de las cosas que se me había ocurrido dado el perfil de mis alumnos -totalmente nativos digitales- es usar las herramientas del word. Mira, esto queda para otro post que quería escribir. Gracias por los consejos 😀 .

  3. Si a ellos les gusta usar el ordenador, se te abren muchas posibilidades. Ellos pueden preparar presentaciones sobre lo que hacen el fin de semana (lo pueden preparar contigo). Te imaginas preparar un POwer point con sus fotos y sus comentarios. Piensa en toda la “lengua de gestión” (todo lo que ellos han de decidir, la selección que han de hacer, los comentarios, etc.) que se generará a lo largo de la actividad hasta llegar al producto final. Es muy interesante fijarse en todos los exponentes lingüísticos que van a necesitar para llevar a cabo la actividad, no solo en la lengua del producto final.

  4. Esa es la idea, Vicenta, utilizar las herramientas como medio más que como fin, aunque éste también tiene su importancia. A mí, como estudiante, siempre me ayudaron mucho los métodos de estudio como hacer esquemas, dibujos, diagramas, etc., porque mientras estas estudiando estás haciendo algo, ordenando, relacionando, etc. Por eso, como dices, ya que tengo que hacer de profesora de apoyo también y ayudarlos con los estudios de otras asignaturas como, por ejemplo, conocimiento del medio creo que puede ser hacer cosas que ayuden a fijar la lengua: estructuras, vocabulario nuevo, tiempos verbales, etc.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: