Una palabra mágica: juego.

por Maribel González Martínez

En algunas clases y con algunas personas, la palabra mágica es juego. Basta con decir: vamos a jugar a un juego y para eso necesitamos papel, un bolígrafo y, quizá, algo de pegamento o papel celo. ¿Adivinas qué íbamos a hacer? ESCRIBIR. Sí, íbamos a trabajar un poco la expresión escrita. La semana anterior quise imponer la realización de una actividad para trabajar la escritura, pero fracasé totalmente porque las obligaciones no suele recibirse con agrado (menos si hace un calor tremendo y lo único que quieres es bañarte en la piscina). Sin embargo, en esta ocasión, todo fue diferente gracias a la palabra mágica.

Yo – Vamos a jugar a un juego con palabras. ¿Tienes papel?

Alumno – Sí, voy a buscarlo.

(Al momento viene con el papel?

A – ¿Qué vamos a hacer?

Y – Primero vamos a hacer unas pequeñas tarjetas.

(Ahí estuvimos doblando y rasgando papel hasta obtener las tarjetas necesarias, que después repartimos)

Y – Una para ti, una para mí, una para ti, una para mí,…

A – ¿Ahora qué hacemos?

Y – Ahora vamos a escribir palabras en las tarjetas que tenemos. Una en cada tarjeta. Después, vamos a escribir una historia con las palabras que tengamos.

A – Vale.

(Escribimos nuestras palabras. Pusimos todas las tarjetas juntas y leímos el resultado. La mayoría de palabras venían inspiradas por el verano y el entorno).

Y – A ver… Casa, agua, televisión, ordenador, pájaro, piscina (ahí coincidimos), árbol, … ¿Qué hacemos con esto?

A – Espera… Ya sé…

(Aquí comenzó la creación de una pequeña descripción de lo que resultó ser una escena veraniega.)

Lo que propuse para que el trabajo quedara cercano al trabajo manual -podría mejorarse el resultado- fue ir pegando las tarjetas a medida que fuésemos necesitándolas. Así, quedó una especie de collage porque, además de pegar las tarjetas con las palabras, le sugerí a mi alumno que hiciera unos dibujos en las tarjetas.

Finalmente, creo que quedó bastante bien y que el ejercicio reunión varias condiciones para que fuese motivador e interesante. Conseguí que mi alumno practicar la expresión escrita sin que le pareciese una tarea ardua o pesada.

He estado pensando y creo que podría hacerse una actividad semejante con cartulinas de colores, utilizando cada color para una categoría morfológica. De este modo, el trabajo final puede ganar en colorido y el resultado final será más atractivo. Puede ser una buena forma de que el alumno vaya tomando conciencia de los diferentes tipos de palabra, su lugar en la oración, etc. (Sigo pensando en esta actividad y sus posibilidades).

Anuncios

2 comentarios to “Una palabra mágica: juego.”

  1. Muchas gracias por las ideas. Aprecio mucho las actividades que propones.
    Saludos desde Italia.
    German

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: