Haciendo camino y echando la vista atrás.

por Maribel González Martínez

caminoHoy iba a empezar como lo hago a menudo: “Últimamente…”, pero me he dado cuenta de que el estado reflexivo ya no es algo que me afecte “últimamente”, es decir, no es una actividad que realice temporalmente en mi vida. Es algo que se ha convertido en una costumbre y en parte de mi trabajo. Eso sí, los temas van variando aunque, quizá, ya no lo hagan con tanta frecuencia como antes cuando todo era mucho más novedoso y menos manejable para mí. Estaba dándome cuenta de que tal y como pensé en un principio las cosas van aclarándose y haciéndose más nítidas. A veces, se van quemando etapas y no te das cuentas. Ahora ya no todo es fuente de preocupación para mí, al menos en el sentido que lo era antes, y las cosas se van haciendo más concretas. Creo que esto es bueno porque durante mucho tiempo he querido llegar a todo, arreglarlo todo de golpe, solucionar las deficiencias que tengo de un plumazo, dar con la fórmula mágica y definitva y, claro, eso es imposible. En este tiempo he aprendido que se puede aprender de lo que una hace en clase y que se obtiene información valiosa; eso sí, también me veo poco ducha en el manejo de las herramientas de investigación en el aula y por ahí es por donde tengo que atacar. (Probablemente me esté repitiendo en lo que escribo pero ahí queda). Por ejemplo, realicé las grabaciones de una serie de clases, las escuché e hice unas anotaciones; sin embargo me faltaba saber qué hacer con ellas exactamente, cómo sacarles todo la información que pudiera. Esto me llevó a verme perdida y la propuesta se quedó ahí en el congelador.

El hecho de utilizar el formato electrónico como diario de clase es muy útil -ya lo he comentado en muchas ocasiones- porque proporciona una comunicacion directa con otras personas; pero, además, el hecho de utilizar esta estructura ayuda a tener un punto de partida. Por otro lado, el uso de este medio permite enlazar y conservar la información que has ido utilizando en un mismo lugar. Puedes hipervincular, recuperar, etiquetar, etc., lo que te permite volver sobre tus propios pasos con mucha facilidad y ganar en organización. Es un proceso que hay que aprender; tienes que aprender a realizar todas esas tareas y a familiarizarte con todas las posibilidades que te ofrece el medio. (Yo todavía ando en ello y no dejo de descubrir cosas nuevas a cada momento).

Sólo hay una cosa que no cambia: el afán por mejorar y hacer las cosas lo mejor posible, por facilitarles a los alumnos el aprendizaje y por crear un buen clima en clase. De un tiempo a esta parte han cambiado muchas cosas: el perfil de mis alumnos, sus necesidades, mis esfuerzos por cambiar la forma de dar la clase, mi situación laboral, etc… Sé que tengo muchas cosas pendientes pero en este tiempo he ido adquiriendo una serie de habilidades, destrezas o capacidades que me ayudan a ver las cosas desde otro prisma. No ha sido evidente este cambio hasta que ido compartiendo información con otros profesores. De las conversaciones con otros docentes surgen nuevas formas de ver tu trabajo porque muchas veces aplicas el mismo prisma y no te das cuenta. Te instalas y te acomodas. Esto me preocupa, instalarme y acomodarme, dejar de hacerme preguntas. De algún modo, esta preocupación ha dado pie a este post.

Ahora lo que falta es saber cómo repercute todo esto en las clases. Así que, por todo esto ando revisando todo lo que he ido haciendo hasta ahora (programaciones de cursos que he de terminar y cerrar), tomando notas para tener en cuenta lo que quiero hacer en el futuro y viendo el verano como un momento en el que ensayar nuevas cosas.

Crédito: http://www.flickr.com/photos/9905033@N05/988528674

Anuncios

5 comentarios to “Haciendo camino y echando la vista atrás.”

  1. Querida Maribel:

    Que bien seguir leyéndote tan reflexiva, me lo contagias sin darte cuenta. ¡Me encanta! 🙂

    Decirte que acabo de leer de cabo a rabo la memoria de M. Rastrero Ruiz sobre el PRP (gracias por la recomendación) y que la he encontrado muy interesante. Precisamente la semana pasada entregué en la universidad mi Portfolio que es del tipo “Professional Portfolio” : refleja algunas de las cosas que he hecho durante mis 630 horas de prácticas en institutos así como lo que he aprendido durante los cinco meses y medio de clases en la universidad; y sin el cual no podría aprobar el curso.

    Cuando empiece a dar clases el próximo año académico (el 18 de agosto en Escocia, qué pronto, ¡¿ verdad?!) tendré que continuar con mi Portfolio que será valiosísimo para encontrar trabajo posteriormente ya que para ser “profe” de secundaria en Escocia no hay que pasar por oposiciones sino por entrevistas de trabajo directamente con el Director del centro y el jefe del Departamento.

    De hecho, el primer año después de aprobar el Diploma te asignan un centro y trabajas menos horas porque tienes que asistir a un montón de talleres y cursos. Al siguiente año se incrementan las horas de trabajo (de 16 horas semanales de contacto en clase a 22 horas) y se te considera ya profesor oficial y registrado. Literalmente te ganas el estatus de Profesor Cualificado.

    ¡¡Lo dejo aquí que me enrollo como una persiana!! 😛

    Un abrazo muy fuerte,
    Rebe xxx

    PS A mí me han asignado el centro donde estuve haciendo mis prácticas así que estoy muy contenta porque sé que voy a aprender muchísimo (¡mi mentora tiene más de 30 años de experiencia!)

  2. Bonita entrada. Creo que en ella te has vuelto a mostrar como la profesora reflexiva -en el sentido de quien se refleja en un espejo y se estudia a sí misma- que en tantas ocasiones me ha servido de inspiración. Yo tampoco quiero dejar de hacerme preguntas, no.

  3. Creo que lo mejor es no encontrar siempre la respuesta, eso es lo que impide que nos acomodemos y que intentemos seguir indagando sobre nosotros mismos como docentes y sobre lo que pasa en nuestras clases. Expresas muy bien el sentimiento que nos asalta a veces, eso de ¿ya soy el profe rutinario que no quería ser? Cada vez que reciclo algún plan de clase me asalta la misma duda: lo hago porque me funcionó bien o por pereza.

  4. Rebeca, muy interesante lo que comentas. Siempre es bueno saber cómo funcionan las cosas fuera de nuestras fronteras. A mí el portafolio me parece mucho más completo y mucho más definitorio de nuestro trabajo que un simple currículum vitae. Permite ilustrar muy bien cuál es nuestra filosofía docente y nuestra forma de trabajo, además, aportando muestras de ello. Por otro lado, (¡ay madre mía! parece que ando evangelizando al personal) creo que es una herramienta muy valiosa para la autoformación como docente.
    No te preocupes por los comentarios largos, que son muy interesante 😀 .

    ¡Ah! Me alegro de que te haya tocado en le mismo centro. Así ya lo conoces y el periodo de adaptación se reduce 🙂 . xxx

    Iñaki y Vicenta, no puedo dejar de estar de acuerdo con vosotros. La clave están en no dejar de preguntarse cosas 🙂 . Yo tenía una profesora de filosofía que decía que no le gustaría dejar de hacerse preguntas nunca… La curiosidad no me abandona.

  5. Rebeca, me alegro de que hayas disfrutado con la lectura de mi memoria. Uno no siempre sabe si la información presentada será entendida por los lectores, así que me satisfacen tus comentarios.
    Pero bueno, el mérito no es solo mío, como has podido leer, Maribel tiene mucha culpa en el éxito de la memoria.

    Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: