Prefijos, sufijos,… ¡Ufff! ¿Cuál elijo?

por Maribel González Martínez

Hace unos días tuve que ayudar a mi alumna de 6º de primaria a hacer unos ejercicios de lengua castellana que tenían como finalidad aprender la formación de palabras en español añadiendo prefijos y sufijos. La cuestión es que esto supuso un problema para mí. La explicación en el libro decía lo que es un prefijo y qué significado tiene cada uno de ellos como ocurre, por ejemplo, en esta tabla -con unas explicaciones algo más claras que en el libro-. Después de la exposición se proponían una sería de ejercicios de práctica para consolidar lo explicado. Dichos ejercicios eran de varios tipos:

  1. una lista de palabras a partir de las cuales había que formar otra palabra añadiendo el sufijo correcto referente a profesión, lugar o. Ahora no recuerdo las palabras pero había de todo tipo: arroz, árbol, zapato, etc.
  2. unas definiciones junto a una lista de palabras con las que hacían pareja: apicultor, agricultor, gerontólogo y otra palabra de la que no me acuerdo. En este caso la cosa aún era un poco más complicada.
  3. Finalmente, había un ejercicio -que me pareció el más sencillo para ella- en el que aparecía un texto donde había que substituir una definición por la palabra adecuada. La mayoría eran los sustantivos referido a establecimientos donde se venden cosas.

El problema vino cuando, después de resolver los ejercicios, la criatura me preguntó: ¿Cómo sabes el sufijo que corresponde? ¿Por qué ese y no otro si los dos significan lo mismo? Yo me quedé parada porque una sabe lo que significan los sufijos, puede hacer análisis morfosintácticos cuyo resultado es un árbol preciosísimo e imaginarse algunas cosas más relacionadas con la evolución de la lengua, si me retrotraigo al latín -que tanto estudié en la facultad-. Sin embargo, confieso que pude darle sólo alguna pequeña pista – algunos sufijos se añaden a partir del verbo y otros sobre un sustantivo– y eso me disgustó. Yo, desde luego, como hablante nativa semidesconocedora de las “reglas” académicas apliqué mis conocimientos lingüísticos y resolví los ejercicios; cosa que, por otro lado, me parece que es el mismo mecanismo que aplicaría cualquier niño nativo para solucionar el ejercicio. La cuestión es que ante este problema me he propuesto encontrar una explicación o unas pistas para ayudarla un poco y que no piense que es imposible saber por qué elijo este sufijo y no el otro. Eso sí, sin olvidarme de la edad que tiene y que no necesita para nada una explicación filológica del tema. Así que con esta finalidad me cogí el diccionario de español y una serie de artículos relacionados con la sufijación y la prefijación publicados en la revista Frecuencia L -todo está recogido en la sección apuntes-. (Yo tengo mi propia experiencia sobre cómo aprender la formación de palabras en una lengua extrajera, el árabe. Tuve que aprender esquemas verbales, arabización, sufijación, prefijación, etc. Eso sí, una con el tiempo más o menos va intuyendo qué es posible y qué no lo es).

De este modo, pensando llegué a la conclusión de que la sufijación y la prefijación en español – si alguien más versado en el tema me puede ayudar a mejorar la explicación, le estaré eternamente agradecida- se produce en función de la morfología de la palabra a la que se le aplica uno u otro y el significado que le queremos dar. Por esta razón, habrá sufijos que se puedan aplicar a unas palabras con un significado y a otras no. (Hasta aquí creo que no he descubierto las Américas). Quizá, la clave esté en realizar ejercicios de vocabulario donde, además de encontrar el prefijo adecuado, haya que elegir la palabra correcta atendiendo al significado. También me di cuenta de que hay que prestarle atención a los infijos. En definitiva, ¿alguien puede echarme una mano? Estoy intentando elaborar unas pistas, que no una receta mágica, para que mi alumna vaya elaborando sus propias hipótesis y comprobando en su entorno si funcionan o no. A lo mejor, hay que hacer ejercicios de familias de palabras formando palabras que no existen, haciendo comprabaciones, etc.

Anuncios

3 comentarios to “Prefijos, sufijos,… ¡Ufff! ¿Cuál elijo?”

  1. Buff, Maribel. Lo que planteas me parece muy complicado. Yo aun no me las he visto con los afijos en mis clases de castellano. Y despues de haber leido tu post como que se me quitan las ganas… 😛

    Por cierto, ¿tu alumna es española? Como mencionas que esta en la escuela primaria… Evidentemente no es lo mismo enseñar castellano como segundo idioma (dudo mucho que los profes en Escocia deban dar explicaciones minuciosas sobre los afijos a sus alumnos) que como lo haces tu con tu alumna (que siendo o no española) sigue el curriculum nacional español.

    En fin, espero que alguien te pueda dar mas pistas que yo.

    Un abrazo.

  2. NB Ahora ya entiendo lo de tu alumna. Te he dejado un comentario en tu post del 19/11/07 😉

    Un abrazo.

  3. hOola!!!
    pues la verdad muchas gracias por vuestra ayuda…Me ha servido de mucho la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: