La toma de decisiones del profesor (II)

por Maribel González Martínez

He estado leyendo el apéndice 1 del tema 4 de Estrategias de reflexión para la enseñanza de idiomas e he intentado pensar sobre hasta qué punto siguo los criterios que en él se establecen para plantear una programación.

¿A qué conclusiones he llegado? Que me dejo muchas cosas por el camino, así que tendré que hacer un replanteamiento para ir rellenando todos los huecos que estén vacíos. Cada uno de los apartados que se proponen en este apéndice, se subdividen a su vez en subapartados; en algunos casos se cumplen y en otros, no.

Es cierto que suelo pensar en el contenido didáctico principal: vocabulario, aspecto gramatical, destrezas, etc. Pero, no pienso conscientemente si la práctica es controlada, semi-controlada o libre; sin embargo, si me fijo en las programaciones que he ido haciendo creo que voy desde la práctica controlada y la libre. Sí pienso en el léxico que van a necesitar para resolver los diferentes ejercicios que realizamos en clase, pero el problema está en saber si es demasiado el vocabulario el que les doy. Eso sí, trato de que todo el vocabulario que vemos tenga relación para que las redes de asociación ayuden a fijarlo. El problema es que, quizá, no hay un trabajo de repaso después de clase y contra eso, me temo que no puedo hacer nada. ¿Cómo puedo conseguir que repasen en casa?

La distribución temporal la hago sobre la experiencia que tengo en base al trabajo con el tipo de alumnos que tengo. Por esa razón, sé si en una hora puedo hacer tres o cuatro ejercicios o si cuando he planeado una clase, me he pasado con la cantidad de ejercicios. El ritmo suele ser lento.

El hecho de trabajar con gente mayor me plantea una serie de dudas y me preocupa mucho saber cuál es su ritmo de aprendiza para poder ayudarles mejor. De hecho, he estado buscando sobre este tema porque me parece de sumo interés; pero me he encontrado con que no hay mucho, la verdad. Por esta razón, si alguien conoce cualquier referencia que me pueda ser de utilidad y me la pasa, le estaré muy agradecida. Con respecto a este tema, la enseñanza/aprendizaje para gente mayor, creo que hay una falta de estudios sobre el fenómeno, al menos en español. Supongo que esto responde a que el deseo de adquirir formación después de la jubilación y la idea de la formación a lo largo de la vida son conceptos muy novedosos. Ahora, por suerte, vivimos muchos más años y lo hacemos con muy buenas facultades. Eso hace que cuando llegamos a mayores, muchos se planteen empezar a estudiar. La cuestión es que mucho me parece que el ritmo o el preceso de aprendizaje no se hace del mismo modo. No quiero decir con esto que sea más o menos lentos, mejor o peor; si no diferente. Y a gente, como yo, que trabajamos con este sector, no sería de gran utilidad conocer cuál es la psicología del alumno de esta edad y cómo afecta al desarrollo de la clase. El problema aquí no es el tipo de español qué he de enseñarles, ni los objetivos; la cuestión es el proceso psicológico que se pone en marcha.

Bueno, sigo en otro momento con la reflexión…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: